6.3. Manejo de cadáveres

  • Share

manejo de cadaveresEn el caso de desastres causados por eventos naturales, el manejo de cadáveres no es tarea del Ministerio de Salud. En el caso de epidemias (como cólera) donde la desinfección de los cadáveres es importante, el Ministerio de Salud tiene que hacerse responsable de las medidas de salud pública necesarias.

Alrededor del tema de gestión de los restos humanos hay una serie de informaciones inexactas, confusiones y mitos que deben ser aclaradas, tanto al público como a los diferentes intervinientes, con el fin de posibilitar una respuesta más adecuada y organizada a las tareas que demanda. En el manejo de los cadáveres intervienen no solo consideraciones sanitarias y aspectos legales, sino que hay que tener en cuenta la influencia determinante de los aspectos culturales, sociales, religiosos y psicológicos de la población afectada por el desastre.

Por otra parte, el Plan de Gestión de Víctimas en Masa ya debería contener la definición de la organización y procedimientos para el manejo de restos mortales. Sin embargo, a continuación se brindan algunos de los elementos fundamentales, mayormente basados en La gestión de cadáveres en situaciones de desastre: Guía práctica para equipos de respuesta.


6.3.1. Organización de las tareas

Se requiere establecer mecanismos de coordinación en los niveles local, regional y nacional para realizar las siguientes tareas:

  • Organizar un equipo interinstitucional para coordinar el manejo de las diferentes actividades, en el cual deben participar como mínimo representantes del Sector Salud, de cuerpos de socorro, de seguridad, militares y del organismo judicial correspondiente.
  • Establecer un equipo dentro del Centro de Operaciones de Emergencias para la coordinación interinstitucional del caso.
  • Implementar un plan de contingencia específico para el manejo de los cadáveres.
  • Manejar la información y coordinar las actividades de evaluación.
  • Identificar y procurar los recursos disponibles y los requeridos.
  • Organizar la divulgación de información a familiares y al público en general.

6.3.2. Recuperación de los cadáveres

Si bien, las acciones de asistencia a los sobrevivientes no deben verse interrumpida por las tareas de recuperación de restos humanos, la pronta recuperación de los cuerpos es también muy importante con el fin de establecer el reconocimiento de las víctimas mortales y reducir la carga psicológica de los sobrevivientes. En términos de organización de estas tareas, es muy importante:

1. Organizar, formalizar y establecer mecanismos de coordinación a los diferentes grupos o individuos que participan, ya sea espontanea u organizadamente, en las labores de recuperación de cadáveres.

2. Brindar instrucciones sobre métodos y procedimientos que se deben aplicar en las tareas, entre ellos:

    • Los cuerpos deben conservarse en bolsas para cadáveres y si no las hay, se puede usar otros materiales disponibles como plásticos, mortajas, sábanas, etc.
    • Los segmentos corporales (por ejemplo, extremidades superiores o inferiores) deben tratarse como si fueran un cadáver completo. Los equipos de recuperación no deben intentar cotejar las partes corporales encontradas en el sitio del desastre.
    • Los equipos de recuperación de cadáveres trabajan más eficazmente si se les divide en dos grupos: uno para el traslado de los cuerpos a un punto cercano de recolección y otro para llevarlos a las áreas de identificación y almacenamiento.
    • Para facilitar la identificación de cadáveres se debe anotar el sitio exacto y la fecha cuando se encontró el cuerpo.
    • No se debe retirar las pertenencias personales, joyas y documentos de los restos humanos en que se hallaron; esto se debe hacer únicamente durante la fase de identificación de los cadáveres.
    • Las ambulancias es mejor reservarlas para la prestación de socorro de los sobrevivientes, por lo cual se puede usar cualquier otro tipo de para movilizar los cuerpo.
    • Normas básicas de respeto hacia los cadáveres y sus pertenencias.
    • Aspectos legales generales y específicos (según el tipo de evento) que deben ser tomados en cuenta en las labores, tales como protección de evidencias, cadena de custodia forense o la preservación del sitio de recuperación.

3. Brindar consignas sanitarias y de seguridad a los equipos que participan en la recuperación de cuerpos, tales como:

    • Precauciones de seguridad para quienes manipulan los cuerpos, tales como el uso de implementos de protección (guantes para trabajo pesado y botas), lavar las manos con agua y jabón después de la manipulación.
    • Precauciones específicas de acuerdo al sitio de trabajo (escombros, edificios derrumbados, zonas de inundación, etc.), así como contar con implementos de primeros auxilios.
    • Vigilancia específica a heridas en los miembros de los equipos, ante el riesgo de infecciones principalmente por tétanos.